Mujeres valientes y generosas. Mujeres en resistencia

Hace mucho tiempo, demasiado, que no escribo algunas reflexiones a mi manera. Es el tiempo de retomar este espacio de interrogantes, sueños y experiencias con todos los matices posibles.

La investigación y la pedagogía han sido una estupenda excusa para conocer y compartir con  mujeres que ejercen el trabajo sexual en México, Colombia, España y Bolivia. Más allá de resultados y teorías puedo concluir que he conocido a mujeres muy auténticas, valientes y generosas. Mujeres cuya honestidad me impulsa a ser más integra. Leonas que luchan por lo suyo con raza. Psicólogas que resuelven problemas con gran humanismo. Mujeres solidarias que se ayudan ante las dificultades y las presiones. Revolucionarias silenciosas con sus propios cuerpos. Mujeres que me han acogido en la Plaza Soledad del D.F., en la calle 18 de Bogotá, en la calle Robadors de Barcelona o en la calle 12 de octubre de El Alto. Me gustaría imaginar que en esas esquinas quedan todavía rastros de nuestras risas, de nuestras confesiones y de muchas de nuestras complicidades. GRACIAS. Vuestra generosidad y fortaleza me han convertido en una mujer distinta.

Hace tiempo que la prostitución, el trabajo sexual y la trata dejaron de ser simplemente un tema de investigación o un quehacer académico para ir tomando cierta forma de compromiso. No  con los discursos teóricos ni con las pedagogías ni mucho menos con las grandes quimeras de transformación y mejora del mundo. Se trata de un lazo personal, una suerte de pacto cara a cara con cada mujer, con su historia y con sus sueños. Las vidas con las que me cruzado y los contextos que he podido palpar, oler y tocar  me impiden simplificar  el tema.  El encuentro con cada una me ha generado nuevos interrogantes,  preocupaciones, pasiones y mucho respeto. Algo de eso ojalá se refleje en mi trabajo, lo que es seguro es que vibra  en mi corazón.

CIMG9409

Sin embargo, lo quiero destacar hoy es la valentía y la generosidad de cada mujer con la que he podido compartir un encuentro cara a cara. Recuerdo las primeras entrevistas -confieso que realizadas con ingenuidad y mucha  ignorancia- en las que descubrí sabias palabras: “la revolución viene de la matriz, donde se guardan las tristezas y las penas”. No puedo olvidar el encuentro del lunes pasado, donde un diagnóstico sanitario rompe el alma y no puede haber más que silencios profundos. Nada de eso veo en los artículos ni en los datos porcentuales de los informes.  Creo que ninguna mujer con la que me he cruzado  responde a los perfiles o standares que tanto gustan en prostitución. Y como  nunca aparecerán en los informes  tantas sonrisas, abrazos y coqueterías compartidas en las calles, hoy me permito destacar sus fortalezas. Quizá sintetizadas en una sola: mujeres en resistencia con sus cuerpos, con sus miradas, con sus palabras y con sus abrazos.

Publicado en Inclasificable | Deja un comentario

Trata y prostitución en México

Después de muchos días de silencio e inmersión en México, vuelvo a mis reflexiones para compartir algo de la experiencia mexicana, por fin de encuentro con las mujeres en contextos de prostitución y trata.  Reuniones, entrevistas, viajes y, también, la necesidad de silencio, han sido necesarias para integrar la  dificil realidad de las mujeres en situación de prostitución y los numerosísimos casos de trata en el Distrito Federal y en toda la República. 

He tenido la gran suerte que las profesionales del Centro Madre Antonia, uno de los proyectos de las hermanas Oblatas en México, me ha abierto sus puertas y puedo participar en algunas de sus dinámicas y proyectos de trabajo. Toda una aventura en un centro que atención a mujeres en prostitución que se caracteriza por su buen hacer pedagógico, por su clara vocación educativa y por poner en el centro de su atención a las mujeres y a su realidad, respetando los procesos y acompañando a cada una.

Mucho se habla en México de la trata: se elaboran leyes en los estados, se implementan programas de atención, se comienza a perseguir el delito de trata y no faltan oportunisitas y congresistas que se apuntan a la moda de la trata. Sin embargo, pronto es posible reconocer a aquellas ONGs y Asociaciones de la Sociedad Civil que desde el compromiso y la responsabidad cívica realizan una estupenda tarea de prevención y sensibilización sobre la trata; desarrollan investigación de alto nivel y persisiten en la difícil tarea de la incidencia política en México.

Entre algunas de esas asociaciones, he tenido el placer de compartir con las y los compañeros del CAM (Centro Antonio Montesinos) que presentaron hace un par de semanas el primer informe del Observatorio contra la trata de Personas con Fines de Explotación Sexual en el Distrito Federal; con las y los compañeros de Infancia Común; de Catlwac; con el equipo de la Cátedra de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría de la Universidad Iberoamericana de Puebla; y las colegas de el Centro Fray Julián Garcés y el Colectivo Mujer y Utopía, ambos con una gran trayectoria de trabajo contra la trata en Tlaxcala. Seria injusto no nombrar los esfuerzos estatales que en materia de lucha contra la trata está llevando a cabo la fiscalía especializada Fevimtra, que trabaja en la persecución del delito y también en la atención a vícitmas de trata con un modelo de atención propio. Así como el trabajo que la Comisión de Derechos Humanos del D.F o el Instituto de las Mujeres INMUJERES del D.F y de la República vienen haciendo en materia de prostitución y trata. Investigadoras, investigadores y compañeras de viaje también me han ayudado a entender la complejidad del fenómeno de la trata en México.    

Si la trata es compleja como fenómeno multidelictivo en cualquier país del mundo, en México no se puede desvincular con el tránsito de transmigrantes que recorre todo el país de sur a norte, con el crimen organizado, con la violencia institucional y la corrupción de agentes y ministerios públicos y otros delitos como el feminicidio y las desapariciones. Las y los migrantes, en su mayoría centroamericanos,  se ven sometidos a múltiples delitos y situaciones de violencia para conseguir su sueño americano en un cercano y, a la vez muy lejano, Estados Unidos. Los secuestros, las desaparaciones y asesinatos de personas indocumentadas, las mafias y grupos narco-criminales o las maras obligan a los migrantes a secuestrar a otros, a pasar drogas y/o a jerecer la violencia contra compatriotas, aspectos que complican sin duda la situación de las personas víctimas de trata.

Sin embargo la trata en México también tiene rostro mexicano, son numerísisimos los casos de trata interna para la explotación sexual. Estados del interior de la República nutren los contextos de prostitución más marginales con mujeres que tienen deseos y sueños de progresar, que quieren ser independientes o que simplemente creyeron en el amor romántico. El enamoramiento, el rapto o venta de mujeres son realidades que sufren algunas de las jóvenes que trabajan en contextos de prostitución. Los padrotes o chulos son, en muchas ocasiones, los propios maridos y parejas que prometen una vida mejor pero que pronto traen del inerior nuevas mujeres al cosmopolita Distrito Federal.  Una vez trabajando en la calle, las amenazas, el chantaje y la violencia física real hacen dificil salir a las mujeres de la sitaución de explotación.

Menos se habla de la realidad de las mujeres en situación de prostitución, ya que es difícil  reconocer en Mexico la delgalda linea que separa a las mujeres víctimas de trata de las mujeres que por su propia voluntad deciden ejercer el trabajo sexual. En contextos marginales todas las mujeres “pagan” su seguridad a padrotes y madrotas, es decir, son extorsionadas, trabajan por poco dinero y tiene que pagar hotel, material profiláctico, comida, etc. Me atervería a decir que como casi todas zonas rojas del mundo sienten profundamente el rechazo social que supone el estigma de ser prostitutas. Y aunque finalmente puedan salir de redes de extorsión, la falta de oportunidades para mujeres y la falta de acceso a los derechos sociales y culturales básicos en México, dificultan la posibilidad de imaginar otras opciones en la vida.  

Pocos son los proyectos que trabajan en las calles, que se acercan a las mujeres y que reconocen su fortaleza y su valor para sobrevivir en contextos de violencia y chantaje, entre ellos el Centro Madre Antonia, que sale al encuentro cara a cara con las mujeres del barrio de La Merced. Con las compañeras del CMA he tenido la oportunidad de conocer a grandes mujeres que trabajan en el barrio y compartir en la calle algunos de sus sueños y deseos.

Publicado en Inclasificable | 3 comentarios

No + sangre, no más muertes.

Las voces de los mexicanos han llegado lejos por la necesidad de denunciar la violencia, la muerte y la impunidad. Hombres y mujeres, jóvenes y viejos, madres con hijos, güeros y prietos, personas solas y familias enteras, estudiantes, trabajadores, artistas, escritores…todos en la calle exigiendo el cese de la Violencia y un futuro para México.

Palabras y flores contra la violencia

La punta del iceberg ha sido el asesinato del hijo del escritor y poeta, Javier Sicilia, colaborador de la revista de denuncia El proceso, y de la revista Conspiratio, de letras y filosofia. Después de su desaparición, Juan Francisco Sicilia Ortega junto a cinco hombres y una mujer,  aparecieron maniatados y asesinados en un furgón en el estado de Morelos. Cuernavaca y México entero se ha conmovido por este asesinato y por tantos asesinatos de jóvenes anónimos, por tantos jóvenes que la corrupción y el crimen organizado utiliza y revictimiza.

El futuro de México está en juego. En palabras del poeta, “cada muerto es un hijo nuestro, cada joven sin espectativas de futuro, es un hijo nuestro y es la ciudadanía la que debe exigir justicia y transparencia contra el crimen y contra la ausencia del estado. Por nuestros hijos, por los que viven hoy, por los que pueden ser víctimas mañana. Por las mujeres asesinadas, por tantos inocentes caídos …vamos a la calle a exigirles a esos criminales de la chingada que NO QUEREMOS MÁS MUERTOS y a los cabrones del gobierno que le apreten al crimen organizado…Tenemos que salir a la calle. Sin miedo. Si estamos juntos no nos tocan. Cada joven muerto estaba en la calle sin miedo”

Zócalo

Juntos, sin miedo y con gran indignación y dolor, un gentío de personas invadió de nuevo las calles del D. F. el pasado 6 de abril de 2011. Exigiendo justicia y un futuro para los jóvenes. Los que viven y crecen aquí, y los que llevamos poco tiempo pero ya amamos y sentimos aquí, expresamos la indignación y el cansancio por la muerte sin sentido, por la violencia y por su peor consecuencia: la falta de esperanza. 

Este país, esta generación se merece más.

El trayecto que va desde Bellas Artes a Zócalo ha sido un continuo y vibrante clamor contra la muerte, la violencia, la impunidad y el silencio. Carteles, flores, performance, velas y muchas voces para gritar: NO + SANGRE.  México el miércoles ha salido a la calle despierto, vibrante , valiente y exigente. 

México no está dormido, ni callado, ni solo. Me consta que hubo otras manifestaciones en París, Los ángeles y por su supesto, Barcelona. Y mi alma, más serena que semanas anteriores, también en comunión con la exigencia y la palabra. Me he sentido parte de ese clamor  ciudadano, he sentido el dolor y la indignación de este sentir colectivo. Hoy me he sentido parte y con confianza. Las cosas pueden cambiar, las cosas ya están cambiando en México.  

Más educación moral

Cruzando la barrera de cualquier ideología, la ciudadanía se ha unido por la paz y el cese de la violencia en México. Entre algunas de las demandas, más seguridad, más espectativas, más oportunidades, más educación moral, más futuro…Y más compromiso y unidad.

Publicado en Inclasificable | 1 Comentario

Amar, sentir y sufrir este México que ya está en mi alma

La necesidad de integrar la información, dejarme tocar por la experiencia y dejar aflorar las dudas y emociones de este México que tanto amo ya…me han tenido alejada de la escritura por unos días. Necesitaba parar, respirar y dejar que México entrara con toda sus caras en mi alma para seguir avanzando. 

Estas dos semanas he asistido a diferentes actos sobre trata, feminicidios y otras denuncias de violaciones de Derechos Humanos en México. Un profundo interés por comprender algo de la complejidad de la realidad me ha llevado a leer apasionadamente las relatorías de la cátedra de Derechos Humanos I. Ellacuría de la Universidad Latinoamericana de Puebla, las investigaciones del Centro Antonio Montesinos y los trabajos de I.Vericat, M.Girardi, G.Anzaldúa, M. Belausteguigoitia para ir construyendo un mapa mental de la situación de la frontera norte y sur, el tránsito de migrantes por el país, la realidad de la trata, el crimen organizado, la violencia extrema, la militarización de la vida en las fronteras…  Sin embargo, la impunidad, la falta de transparencia y de acceso a la justicia, el abuso de poder, la corrupción o la situación de pobreza son algunos de los nervios transversales comunes a las violaciones de derechos humanos, que parecen instalados de forma sistémica en todas las esferas de las intsituciones. 

Pude compartir en el Colegio de México el documental Bajo Juárez, la ciudad devorando a sus hijas, que con acierto desmenuza la compleja realidad de los asesinatos de mujeres en el norte y el silencio cómplice de las autoridades en búsqueda de la verdad, y que con dignidad  muestra la fortaleza de Nuestras Hijas de Regreso a Casa. En la cineteca de Coyoacán pude ver el excelente documental Presunto culpable,  que narra la difícil experiencia de Toño, en la prisión del D.F por un delito que no cometió y la impunidad en un sistema de justicia en el que no hay presunción de inocencia y es la víctima la que encargada de aportar pruebas para demostrarla. Pero fue en la rueda de prensa del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas  sobre desapariciones forzadas e involuntarias en México donde se me partió un corazón. Y aunque se trataba de un acto de comunicación, en donde, además del crimen organizado, se apuntaba a sectores de las fuerzas militares, policiales o cercanos a las fuerzas de seguridad en la desaparición de personas -muchas de ellas migrantes en tránsito-, se alertaba también del peligro de implantar una lógica de seguridad por encima de una lógica de acceso derechos y de consolidación de políticas sociales…e incluso a costa de violaciones de derechos humanos.

Creo que las lecturas, las visitas, las entrevistas y las narraciones en primera persona… se atrincheraron como un nudo en mi garganta durante la conferencia. Y es que el jueves pasado se me abrió un poco el alma y se desparramó allí este México de tantas caras t cruces que voy descubriendo. Una tierra de mujeres y hombres valientes y fuertes, que acoge con las manos abiertas. Una tierra de palabras e ideas en abundancia. Un tierra volcánica y fértil que también expulsa en forma de lava ardiendo violencia, asesinatos, corrupción e impunidad, que se ceba en personas concretas y que marca para siempre sus historias de vida.

Mientras  el grupo de trabajo presentaba yo intentaba integrar lo que en estas semanas he ido descubriendo sobre la trata, la situación de las mujeres y menores que ejercen la prostitución en calle, la violencia, las dificultades de las transmigrantes desaparecidas que nadie reclama…y pensaba en las políticas públicas, los padrotes, el “mordisco” que las mujeres pagan a los policias en la las zonas de prostitución… Y oía en la rueda de prensa los “deberes” pendientes que tiene México en cuanto a la justicia, impunidad, militarización… y pensaba ¿cual es limite de la violencia? ¿cual es limite de las violaciones de derechos? ¿cómo ha se ha llegado a esta situación? y… ¿cómo se soluciona?

Sin embargo, creo que las preguntas que me asolaron el jueves también me llevaron a nuevas preguntas, a enfrentarme con mis propios prejuicios, con mi perspectiva  de mujer blanca, europea, androcéntrica… 

Y aunque se me partió un poco el alma, con más fuerza fui consciente del amor que profeso ya a esta tierra enloquecedora y apasionante. Sigo en mi proceso de acercarme, comprender y amar este México que me tiene el corazón revuelto… pero que inesperadamente está ya en lo más profundo de mi.

Y no abandono la esperanza ni me dejo vencer por la desolación, porque he conocido a personas singulares que se comprometen en mejorar la vida de otros, y siguen hablando con voz clara y fuerte, aun conociendo los riesgos que puede comportar para sus vidas.

Así que con aliento y pasión renovados en mi trabajo de acercamiento y comprensión de  la realidad, sigo adelante en este proyecto personal y profesional de comunión con México.

Publicado en Inclasificable | Deja un comentario

La UNAM, territorio familiar

Campus UNAM

LA UNAM, ciudad universitaria referente de la cultura en México e institución pública respetada, que nos es poco ante la desconfianza creciente en las insituciones en México. La UNAM es un ecosistema vivo y dinámico que forma a profesionales y que tiene la finalidad de educar en el espíritu a las personas que la integran. Y es también un símbolo de la igualdad de oportunidades en el D.F. y una esperanza de cambio social. Mis actividades de investigación han comenzado en dos espacios, principalmente en el PUEG (Programa Universitario de Estudios de Género) y también en el ISSUE (Instituto de Investigación sobre la Universidad y la Educación). Donde Mariana, Patricia, Marisa y Hugo, me acompañan en mi tránsito académico.

Corcho Pedagogía

Un primer paseo por el campus me llevó a la Torre II de Humanidades, donde se sitúa el PUEG, y al Colegio de Filosofía y Letras, donde se sitúan las carreras de Filosofía, Filologías, Historia y, por su puesto,  Pedagogía. Mientras en la radio de los estudiantes de Derecho sonaba la música de Silvio Rodríguez, una voz anuciaba las actividades de la asamblea en el edifico contiguo. Un paseo por la facultad, una ojeada a los carteles, un café en el bar y un aluvión de estudiantes que salían de clase. Me di cuenta rápidamente que estaba en un territorio familiar.  Aún a miles de km del campus de la Vall d’Hebron, pude ver a jóvenes que discutían en la puerta de clase, que invitaban a la próxima asamblea y que bromeban mientras compraban tortitas y café en la puerta de la biblioteca. 

Bibllioteca UNAM

Me sentí como en casa y me acordé de mis alumnos, de las veces que nos hemos saltado el temario para adentrarnos en un territorio desconocido, de lo que hemos aprendido fuera de las clases, de los cambios que han provocado en mi sus miradas y aportaciones, de la gran vocación y profesionalidad que muestran ante la educación y, por su puesto, del profundo respeto y cuidado con el que se refieren a la persona, educando, sujeto de la educación o como queramos llamarlo…. Me acordé de lo espectacular que ha sido compartir con algunos de ellos miedos, espectativas y esperanzas… y tener la oportunidad de descubrir,  en algunas tutorías y conversaciones de bar, lo más profundo de su humanidad. Lo más inquietante es inutir que a ambos lados del océano todos compartimos ese interrogante vital,  ¿cómo quiero vivir? … que parece que azota con fuerza en los años de universidad.

Creo que a mis alumnos del Vall d’Hebron les encantaría la UNAM.  Y creo que los jóvenes, en México y en España, sin duda están ya cambiando el presente y construyendo un mundo mejor.

Publicado en Inclasificable | 1 Comentario

Fiesta de las mujeres en las calles del D.F

El sábado 19 del marzo de 2011 las calles del centro del D.F se llenaron de mujeres, que en tono festivo y con voz fuerte, participaban en la 5a Marcha Lésbica por los derechos de las mujeres lesbianas en México. Manitestación bianual que convoca COMAL, comité organizador y entidades de mujeres lesbianas. Una reivindicación en la que participaron lesbianas, gays, heterosexuales, muchas jóvenes y también mayores, que fue un clamor a favor de los derechos de todas las mujeres.

 
Del Zócalo a Av.Madero
Mujeres en la 5a Marcha de COMAL

Desde el Zócalo y cruzando la calles Av. Madero, Av Juárez, Av. de la República, Paseo de la Reforma para llegar a la plaza del Monumento a la Revolución. Donde la artista Lilia Valencia había realizado un tapiz de flores con lema Sembrando dignidad. Allí la fiesta continúo con el  duo cubano Las Krudas, y con algo menos de gentío que al inicio. 

Este año se invitió a la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa, que por motivos de seguridad no pudo subir al escenario, pero si compartir, con escolta y en una zona de seguridad, las voces de las mujeres en contra del femicidio en México. Ser activista en México es peligroso, de veras.

Algunos fragmentos del manifiesto que más me impactaron:

 “La violencia que ejerce gobierno federal mexicano en contra de los movimientos sociales y en particular de las mujeres activistas, que luchan por mejorar las condiciones de vida de los mineros de Pasta de Conchos, Atenco, APPO, SME, entre otros. Particularmente nos manifestamos en contra del exterminio masivo de mujeres (feminicidio) como parte de la dinámica del sistema patriarcal, como es el caso de Cd Juárez y Chimalhuacán”.

Idea E.Garosi

Entre algunas de las demandas de la Marcha, la despenalización del aborto, la no discrimnación de la lucha social, centros de atención a mujeres víctimas de violencia machista….y otras. Destaco la muy valiente y desobediente denuncia “Nos manifestamos en repuido contra la persecución y el exterminio que sufren en estos momentos las activistas que luchan por los derechos humanos en Cd Juárez, particularmente  a las pertenecientes a la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa, exigimos al gobierno federal protección inmediata y permanente a las  defensoras de los derechos humanos Marisela Ortiz, Malú García Andrade y a todas las activistas de dicha organización, asi como sus familias. Juicio político y popular al gobernador actual y anteriores del estado de Chihuahua, por su complicidad y permisividad con la matanaza masiva y sistemática de mujeres en este estado”.

Cabeza de manifestación

Fiesta y conciencia, la reivindiación de derechos tiene muchas formas y, un ambiente festivo, es probablemente una invitación al movimiento. Pero sin olvidar la conciencia, los feminicidios en el norte, centro y sur del país, son un problema de estado que se ceba con las mujeres y que todas las mujeres deberíamos denunciar.

Publicado en Inclasificable | Deja un comentario

Renaciendo a la vida, esperanza y expresión artística contra la trata

Este viaje me dio la oprotunidad hoy de conocer a quince mujeres valientes y expectaculares, que han vivido situaciones de trata y violencia y que han expresado con voz fuerte, alta y clara sus sueños en el Colegio de Saberes.

Las mujeres, entre catorce y treinta años, están acogidas en el refugio de Fevimtra y han participado en algunos de los talleres que El Colegio de Saberes realiza en el D. F. Un trabajo que da dado lugar la performance Renaciendo a Vida,  que ha acompañado y impulsado Lorena Wollfer, experta en  temas de violencia y trata.

La performance comencó con silencio y espectación, las mujeres una a una metieron sus manos en dos cuencos con agua, para limpiar las cargas del pasado y, mientras ese agua se tiraba a una canal, compartieron con otras mujeres y hombres pensamientos, sueños y espectativas a la vez que encendían una luz de esperanza.

Bailes, música y muchas sonrisas siguieron al acto …y la suerte de poder apreciar las obras artísticas que durante un tiempo han realizado en el Colegio. Obras impresionantes cargadas de luces y sombras: monstruos enmascarados, fuego y trenes de la muerte y, también, árboles sabios, luces inmensas y estrellas de vida.

Por razones seguridad no puedo nombrarlas pero si compartir algunos de los títulos de las pinturas que expresan mucho de lo vivido: El miedo, Mariposa Esperanza, Árbol, Paisaje con humo, La mosca, Ojo diabólico, Atardecer, Tortuga, Winnie e Igor, Sistema solar,  El fierro del diablo, El mundo mágico,Volverte a amar sería pecado, Monstruo que avienta fuego, Personas queridas, El bosque y la ciudad, Calaveras en un mundo desconocido, Hoy y antes, Descubrimiento en proceso, Flores  y otros más…

Compartir con vosotras ha sido estupendo,  habéis logrado emocionarme y me ha encantado comer, bailar, reir…y disfrutar con vosotras. Me quedo con la esperanza y las ganas de seguir adelante que todas habéis manifestado. Gracias, sois grandes y sabias mujeres!!!  

Compartiendo con Selen, una amiga que me invitó al acto, concluimos que el arte es sin duda una esperanza contra la violencia. El arte mueve las sensibilidades humanas, permite expresar  lo más profundo, conecta con la creatividad humana y no deja a nadie indiferente. La creación artística es un vehículo para la transformación individual y social.

Publicado en Inclasificable | 1 Comentario